viernes, 8 de noviembre de 2013

Viernes radical

Las raíces están por los suelos. Valga la redundancia.

Hace unos pocos años, consumíamos parte de nuestra energía en intentar aprender cómo se hacían las raíces cuadradas. La cosa no servía para mucho, salvo quizás para repasar y afianzar algo más el resto de operaciones aritméticas. El lector que se acuerde de cómo se hacían y que sea capaz de realizar una ahora mismo, que dé un paso adelante (o que escriba un comentario, en este caso).

Ahora los niños lo tienen mucho más fácil. Las raíces cuadradas se las explican de la siguiente forma: deben saber que la raíz cuadrada de 25 es 5, que la de 36 es 6, y que la de 30, estará necesariamente entre 5 y 6. Pero que si tienen curiosidad o necesidad de saber cuál es la raíz cuadrada de 30, que cojan una calculadora...

El tiempo que no malgastan aprendiendo estos conocimientos, lo invierten ahora en aprender otros temas vegetales muchísimo más prácticos, como es el saber que las personas que se encargan de cuidar los parterres de un municipio se llaman jardineros, y que su jefe es el concejal de urbanismo, que depende del alcalde, el cual es elegido cada cuatro años en las elecciones municipales.

Así que podemos concluir que tras la pérdida de otras raíces, sea por eliminación/disolución en el caso de las culturales dentro del mundo globalizado, sea por reducción/caída en el caso de las capilares en parte de los varones, estas raíces matemáticas también las vamos a perder.

E incluso las televisivas resultan difíciles de encontrar en youtube.

Va siendo tiempo de levantarse, y mostrar una actitud más ‘radical’ contra todo esto!

Al fin y al cabo, todos tenemos algo de Kunta Kinte...

Que paséis un buen finde. Y si os aburrís podéis ver nuevamente la escena de la tortura. Seguro que la recordaréis: http://www.youtube.com/watch?v=JkI0DLRUtSM


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada