viernes, 4 de abril de 2014

Viernes manzanero

Ya es primavera. Los árboles se llenan de flores que dentro de nada se convertirán en deliciosos frutos. Uno de ellos, quizás de los más sanos, y de los que mantiene durante más tiempo su valor nutritivo, es la manzana.

Dicen que en la casa donde entran las manzanas no entra el médico, y también utilizamos el dicho de ‘estar sanos como una manzana’. Y es que esta fruta tiene numerosas propiedades medicinales: antiinflamatorias, diuréticas, anticatarrales, anticolesterol, hipotensoras, sedantes, e incluso anticancerígenas.

Sin embargo, y pese a todo ello, la manzana no goza de buena reputación. Podemos, por ejemplo, fijarnos en la manzana prohibida de Adán y Eva, origen de que todos tengamos que ganar nuestro sustento con el sudor de nuestras frentes.

Más peligrosa aún fue la manzana de la discordia, cuyo destino debía ser para ‘la más bella’, y que tras una encendida disputa entre las diosas griegas Hera, Atenea y Afrodita, desembocó en la Guerra de Troya.

Otra manzana ‘maldita’ es la manzana envenenada de Blancanieves, símbolo del engaño, y que juega con la asociación de su color rojo con el de la sangre, símbolo de muerte.

Tampoco en el refranero popular sale muy bien parada: todo el mundo habla de la manzana podrida que contamina todo el cesto.

E incluso la Ciencia, que tanto le debe por su notable contribución a que Newton descubriese la Ley de la Gravedad, le ha rendido el merecido tributo: de todos es sabido que la Tierra está achatada por los polos, y que tiene una forma indiscutible de manzana. Pues bien, en todos los escritos aparece que La Tierra tiene forma de ¡¿pera?!

Y por si no tuviera bastante, los científicos no han encontrado otro nombre mejor con el que denominarla que el de ‘Malus’ domestica.

Sin duda, hoy en día no hay nada como la imagen y el márketing, y en ese aspecto hay que decir que el de las manzanas deja mucho que desear.

Tan sólo han obtenido un modesto éxito al conseguir que la capital del mundo, Nueva York sea conocida por el nombre de la ‘Gran Manzana’. Para ello, los neoyorquinos se han inventado una bonita historia en la que sostienen que dicho título se debe a que, de la misma forma que en los hipódromos, los caballos corren como locos porque saben que al final de una buena carrera serán recompensados con una rica manzana roja, también la ciudad de los rascacielos significa una meta y una recompensa para todos aquellos que quieren triunfar en esta vida.

Pero ni siquiera esta bonita historia ha podido silenciar del todo a aquella otra que cuenta que dicho sobrenombre le viene de un conocido burdel neoyorquino de principios del siglo XX, regentado por una madame llamada Eva, a la que muchos conciudadanos acudían a dar un bocado.

Espero que paséis un buen fin de semana. Parece que por fin el tiempo va a acompañar para hacer alguna excursión, o al menos para dar una vuelta a la manzana.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada